sábado, 13 de junio de 2015

¡Deyanira, Deyanira!

Esa espesa vergüenza,
hirviente lava,
aquel sayal de Heracles.